1

Viveros propios con plantines controlados desde el sembrado

Todos los plantines de nuestros campos provienen de viveros certificados de la finca Padilla, lo que asegura una árbol bien desarrollado desde sus inicios.

2

Plantación en ambientes fértiles

Los extensos campos ubicados en diferentes zonas geográficas de Argentina, brindan una producción constante y creciente de limones para exportación y consumo interno.

3

+70% del riego controlado electrónicamente

Todos nuestros campos cuentan con un sistema de riego electrónico a medida.

Se riega la cantidad justa en el momento justo, ahorrando hasta un 25% de agua.

4

Fertilizantes y control de plagas ecológicos

Los productos que reciben nuestros limones para cuidar su crecimiento se ajustan a las normas de los mercados mundiales más exigentes.

5

Cosecha y empaquetado

Desde el árbol hasta el empaque nos encargamos de controlar la inocuidad y cumplimiento de las normas exigidas por cada mercado al que llegamos, asegurando la calidad del producto en hasta su destino.